jueves, 29 de octubre de 2009

XI EDICION LXVII MILLAS ROMANAS

-DISTANCIA: 100 Km. (3 circuitos).

-Circuito 1º: 27,39 Km.
-Circuito 2º: 27,73 Km.
-Circuito 3º: 44,80 Km.

-TIEMPO ESTIMADO: Se tiene de tiempo máximo 24 horas para recorrer el circuito. En nuestro caso tardamos 18 h y 5 minutos.

-EPOCA RECOMENDADA: Esta prueba de ultrafondo se suele realizar en Abril ( 24 y 25 de Abril para la edición del 2009), pero para realizarla por libre, tanto la prueba entera como algunos de sus circuitos cualquier época del año es buena.

-DIFICULTAD: Muy alta. Hay que estar muy bien preparado tanto física como psicológicamente para completar los 100 Km.

-SITUACION: La prueba se realiza en Mérida (Badajoz). Se accede a esta ciudad por la A-66 si se viene por el Norte o por el Sur, o por la A-55 si se viene por el Este u Oeste.

-PLANO DE LA RUTA: Se necesita tener instalado el google earth para poder visualizar los mapas. Aqui dejo el enlace para el google earth


Y aqui pongo los circuitos:




Y tambien dejo un plano de Mérida para orientarse por las calles.





-DESCRIPCION DE LA RUTA:

En esta ocasión no voy a dar información detallada sobre el itinerario de la ruta, ya que en el enlace que he dado se muestra el itinerario muy bien detallado. En esta ocasión me quiero centrar más en la experiencia personal, en el echo de haber realizado las LXVII millas romanas con éxito, en el echo de haber andado 100 kilómetros en una prueba de ultrafondo.....única.

He creado una sección donde pongo detalles técnicos y consejos que pueden venir muy bien para realizar la prueba.




La prueba comenzó en Mérida, a las 21:20 desde la Plaza de España, tras un tramo neutralizado desde El Polideportivo Diocles. Previamente aquí en este polideportivo hubo que recoger el dorsal y la tarjeta de sellar, esta última importantisima ya que hay que ir sellándola en diferentes puntos de control ubicados en todo el recorrido.

Esta vez realicé la prueba junto a mi buen amigo José Amaya, vecino de La Parra, una bonita localidad de Badajoz, en la zona de Sierra Vieja. Los nervios de los dos eran evidentes, ya que nunca habíamos realizado una prueba de estas carácterísticas y por muy bien que vayas preparado y por mucha moral que lleves, siempre los nubarrones del abondono rondan nuestras cabezas, pero no importaba, ya que en esos momentos sólo el echo de pertenecer a ese grupo que iba a realizar semejante prueba ya era un logro.

Imagen del inicio de la prueba



Nos pusimos a andar, buscando la estación de tren de Aljucén, primer punto de control. Había de todo, gente andando, gente corriendo, gente andando y corriendo....Al abandonar la ciudad y adentrarse en la pista que nos llevaría a nuestro primer destino, una vista inncreíbemente bonita. Al mirar atras, las luces de los frontales encedidas todas en fila, el resplandor del Guadiana que nos miraba medio adormecido, la suave brisa que corría.....

Veíamos ya venir gente de regreso, cuando llegamos a la estación de Aljucén, sellamos, cogimos algo para ir comiendo y reemprendimos nuetro camino, esta vez hacia el Camino de Alangel. Momentos mágicos cuando pasamos debajo de los arcos iluminados del puente Lusitania y adentrándonos en el bonito Parque de Siete Sillas, llegamos a la oscura pista que nos conduciria a nuestro siguiente punto para sellar. Volvimos por nuestros pasos para recorrer el Puente Romano, testigo seguro de inumerables batallas y tras callejerar por Emerita Augusta llegamos al Polideportivo Diocles, final de nuestra primera batalla. Eran las 0:30 aproximadamente. Habíamos tardado unas 3 horas.


Imagen del Puente Lusitania y del Puente Romano de Mérida.




Foto cortesía de Charly Morlock.

Tras comer algo y sin mucha demora, emprendimos denuevo nuestra ruta, esta vez encaminándonos hacia el pantano de Proserpina. Una vez que salimos de la ciudad, lo que antes era una fila interminable de frontales pasó a ser una soledad absoluta. La gente se había estirado ya mucho y en una primera parte del recorrido fuimos totamente sólos los dos. Una vez pasado el primer punto de control de este segundo recorrido, se nos unió más gente y juntos fuímos acercándonos a la suave brisa de la noche, al frescor que denotaba que Proserpina no estaba lejos. Ya tras casi 40 kilómetros recorridos las fuerzas empezaban ya a flojear. Lo que antes era un sin parar de comer en todos los puntos de control pasó a ser un estómago cerrado que a duras penas entraba algo, pero no importaba, había que seguir hacia delante.

Imagen del pantano de Proserpina.

Fueron muchos los participantes que adelantamos pasado ya el pantano. Nos unimos a los pretorianos de Tomares, que nos alegraron parte del camino con sus vestimentas, conversaciones....todo un honor el poder "luchar" a vuestro lado amigos. Tras andar el último tramo de este segundo circuito por pistas muy bacheadas, llegamos a una Emerita Augusta desierta de habitantes por las altas horas de la noche que eran. Tras callejear por la ciudad llegamos al Polideportivo Diocles. Nuestra segunda batalla la habíamos ganado. Habíamos tardardado unas 4 horas en afrontar el segundo circuito y siendo ya las 5:00 de la mañana, nuestras fuerzas estaban muy justas. Tremendos dolores y calambres en las piernas nos hacían tambalearnos, pero en ningún momento se nos pasó por la cabeza la idea de abandonar. Había que seguir para adelante, habia que cumplir el sueño....

Me dió una bajada de tensión mientras mi compañero era atendido por unas escoceduras que tenía en los dorsales. Las ampollas en los pies empezaban a ser evidentes.... y la gente que había llegado en esos momentos tambien tampoco inspiraban mucha confianza..... habia de todo y la enfermera de la organización no paraba. Tras unos momentos de reflexión con mi compañero, de motivación compartida, le echamos el coraje suficiente para levantarnos y empezar nuestra batalla final.....

El inició del tercer circuito fue de mucho sufrimiento, ya que en la parada que hicimos en el poliderportivo nos habíamos enfriado y daba la sensación de que ni nos podíamos mover.....fue la tónica de esta tercera etapa, el no poder parar ni un segundo porque en seguida nos enfríabamos y eran unos dolores fuertes los que teníamos que aguantar.

Pero claro.....tampoco fue todo malo y todo dolores. Una vez empezamos a andar nos fuimos calentando y fue todo genial. Habíamos arrancado y eso era lo importante.

Continuamos nuestra marcha, buscando nuestro primer punto de control en la pequeña localidad de Mirandilla. Todos nuestros dolores, todos nuestros sufrimientos y todo nuestros esfuerzos se vieron recompensados en esos momentos con el simple echo de ver amanecer y contemplar esos preciosos campos verdes de nuestra zona.

Antes de llegar a nuestro primer destino, conocimos a dos amigos que realizaban tambien la prueba, Jose Morales y Olegario, de Badajoz, los cuales fueron majísimos y ya de paso nos dieron unos consejillos que nos vinieron muy bien....

De derecha a izquierda: Jose Amaya, José Morales y un servidor...





Llegamos a Mirandilla, pueblecillo muy bonito y sobre todo hospitalario, ya que hasta el alcalde estaba dándonos ánimos a los participantes en el punto de control je je....

Nuestro camino siguió ahora hacia San Pedro de Mérida, pasándo antes por la zona llamada Cortijo de Campomanes, situada cerca del parque natural de Cornalvo. Ya con la luz del día la ruta discurre por largas pistas hasta llegar a las dehesas típicas de la zona. Este tramo me resultó especialmente duro para mi, ya que con las fuerzas más que justas es muy complicado psicológicamente pensar que cada vez más te vas alejando de Mérida....

Llegados al control de Campomanes, he de decir que fue el punto más complicado de la prueba para mi. Otra bajada de tensión puso en duda mi continuación en la ruta.... Sólo el coraje, las enormes ganas que tenía de seguir y mi compañero que en todo momento me apoyó fue lo que me decantó a seguir en mi lucha, a conseguir mi objetivo.

Reemprendimos la marcha hacia San Pedro....kilómetros duros hasta llegar al pueblo, con grandes pistas que parecen no acabar nunca.

LLegados al pueblo, control de firmas y a seguir hacia Trujillanos, esta vez siempre por asfalto, que al contrario de lo que pudiera parecer no era de agradecer este tipo de suelo, ya que las piernas se cargaban todavía más. Pocos eran ya los ánimos y menos las conversaciones....se notaba el cansancio a cada paso. Pasamos por el centro de Interpretación del Parque Natural de Cornalvo y unos metros más abajo giramos a la izquierda para llegar a Trujillanos.

Tras el control de firmas, una pequeña parada para comer algo (los dulces y las fresas que habia estaban de muerte je je...) reemprendimos la marcha. Tras cruzar la autovia, escasos 10 kilómetros nos separaban de nuestro sueño. Largísimas pistas muy bacheadas hacian ya mella en nuestras mas que sufridas piernas....nuestro objetivo estaba cerca....nuestro ritmo había descendido mucho pero nuestras ganas de llegar y nuestro coraje seguían siendo el mismo. En el horizonte tras varios remontes empezaba a divisarse Mérida, ya tan cerca y a la vez tan lejos....

Una vez llegamos a Mérida, ya sólo era cuestión de seguir las indicaciones, de dejarse llevar, de ir saboreando la gloria. Finalmente en la plaza de España, a las 15:20 H. tras 18 horas y 5 minutos conseguimos nuestro sueño. Atrás se quedaron los dolores, el sufrimiento.... ya solo había entusiasmo, eufria, gloria...

¡¡El miliario ya era nuestro¡¡


Imágen de mi compañero Jose recogiendo su miliario



Imagen mia recogiendo el ansiado miliario




A lo Rafa Nadal....je je





Por último quiero dar las gracias a toda la gente que me estuvo apoyando y motivando antes y durante la prueba:


-Dar las gracias a mi compañero José Amaya por esa fuerza, ese coraje y esas ganas que le echo durante toda la prueba, fue un gran honor haber podido compartir esta experiencia contigo..... a por otro miliario amigo.

-A mis padres por comprenderme y apoyarme en todo lo que hago (mi madre estuvo genial dándome ánimos por teléfono durante la carrera je je je....)

-A mis compañeros del gimnasio Athos por esa gran motivación que me dieron y de la que tanto me acordé durante la prueba. Gracias a Fran, Juan y a Vicente por esos buenos consejos.

-Gracias a toda la organización de la prueba, estuvisteis geniales....Gracias a nuestros amigos Jose y Olegario por los consejillos, nos veremos en la proxima amigos.

-Y por último y sobre todo dar las gracias a mi novia Yolanda, compañera y a la vez amiga, segunda componente de SENDERBIKE, ya que sin ella ni su apoyo seguramente no me hubiera lanzado a hacer este y otros retos más. Gracias por tu comprensión, gracias por estar siempre a mi lado, por comprenderme y por la enorme paciencia que hay que tener conmigo. Gracias por todo.


-PUNTOS BÁSICOS.


-Hay que tener en cuenta que se dispone de 24 horas. Este tiempo da para mucho. Si sólo se va con la intención de acabar, administrar bien el tiempo y tranquilos, que no hace falta correr.

-Exiten muchos puntos de control en todo el recorrido, así que no hace falta ir cargados con comida y agua. En mi caso, sólo lleve una mochila de hidratación y pienso que ni tan siquiera me hizo falta, ya que ese día no hizo calor. Tened sólo en cuenta el llevar o este tipo de mochilas muy pequeñas, o riñoneras que no sean molestosas sólo para llevar algo de agua.

-Muy importante sellar en todos los puntos de control.
-Llevar la ropa adeacuada al tipo de temperatura que haga.

-Esta prueba se realiza todos los años, así que tampoco hay que morir en el intento para realizarla je je.....si las fuerzas no acompaña, si no va bien la prueba....



























2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Hola Charly, perdona si te he molestado publicando esta foto, pero tampoco consideraba necesario publicar su autor en este mi blog que tampoco tiene mucha repercusión social. Sólo se trataba de enseñar una bonita parte del circuito, no comentarla,ni criticarla mucho menos. De todos modos acepta mis disculpas y en breve publicaré debajo de la foto su autor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar